Benkos Biohó – La historia que no nos contaron

Por: @Son15Letras

Si les gusta tanto hacer estatuas, ¿por qué no hacen una de Benkos Biohó en cada plaza del país?

Ese sí que fue un prócer de la independencia, y les voy a exponer por qué:

De este negro bendito, para ponerlo en palabras de algún narrador de fútbol, se habla poco porque era mucho más avispao’ y atrevido, que cualquier español de la Cartagena del siglo XVII.

Domingo, como le pusieron los españoles, solo fue esclavo en Cartagena por tres años. A finales de 1599, Benkos dijo, buen día para, -digamos que eso fue:- “Pa jodé a estos malpario” y se abrió de la ciudad, con 30 negros más sin siquiera un solo fierro, ni casero siquiera.

Los españoles, ardidos como eran, salieron atrás del “man” pero les fue barro; los negros, a punta de viveza, acabaron con el grupo de 20 soldados armados hasta los dientes, bueno, quedaron los españoles sin dientes, y sin armas; y los negros se armaron, ya no solo de valor.

Ese mismo año fundaron la primera nación libre de verdad, verdad, de toda América, y todavía sigue existiendo: San Basilio de Palenque. De allá a acá, ha cambiado poco el lugar: vive lleno de negros valientes y del olvido de un Estado que calladamente los discrimina.

Lo de ser la primera nación independiente de América, no es por darles el lado a los negros, -porque yo también lo soy, nombe no- Los españoles humillados y asesinados por los negros, cuando intentaban reconquistarlos (que era a plomo la vaina, no con serenatas ni flores).

No les quedó de otra que reconocer en 1613, que San Basilio era libre, pero de verdad, no como Puerto Rico, y que ningún negro cimarrón iba a ser capturado nunca más.

Pero no fue de chévere la vaina, les costó 18 intentos por capturar a Benkos y los suyos, que ya eran cientos.

Les cogieron tanto respeto que los Palenqueros podían entrar y salir de Cartagena sin pedir permiso, -pa’ ser francos-, desde que se independizaron, lo hacían casi todos los días, porque pa’ inteligentes y hábiles, esos manes. Ah, eso sí, les guardaron su rasquiñita.

Hasta que, en 1619, Papaya puesta… Benkos se descuidó, fue sin escolta a Cartagena (La UNP hacia lo mismo que hoy: ¡Nah!), y por andar de farto por la muralla, ahí en el pedacito que es solo, por donde ya uno la piensa pa seguir caminando; pues el man no la pensó y lo agarraron.

Pero ni así. Benkos ya había sembrado el amor por la libertad en su pueblo, San Basilio nunca fue dominio español. De hecho, cuando a Cartagena le dio por liberarse, muchos negros ayudaron en la vaina.

Organizar una nación derrotar a la Potencia dominante y enseñar dignidad y amor por la libertad, por siglos y siglos. Todo lo hizo un solo tipo que empezó del cero absoluto.

¿Ven por qué digo que Domingo Benkos Biohó merece una estatua en cada plaza?